Saltar al contenido

La Verdad Suprema de Buda y Jesús y cómo Acercarte a Ellos

Ahora sabrás cuál es la habilidad suprema del buda que revelará tu máximo potencial, pero primero que nada hay que comprender que si el buda estuviese vivo apenas podríais tolerarlo, como mucho mostrando os muy amables con él podríais ir a escucharlo pero no creeríais que fuese un iluminado.

No podrías creer que ese hombre ha conocido lo esencial porque tendría un aspecto como el vuestro, un hombre de carne y hueso, joven o viejo, enfermo o sano tan proclive a la muerte como vosotros mismos. Igual que vosotros cuando siente hambre debe comer, cuando tiene sueño necesita una cama. Cuando está enfermo debe descansar igual que vosotros.

Si él  tiene sed, él bebe de la misma agua, si tiene hambre come del mismo pan igual que vosotros.

Acercarte a Buda y Jesús

Como podéis creer que ha llegado a conocer lo esencial, lo que no muere. Es difícil, casi imposible. Aunque lo intentéis nunca sucederá, ni siquiera aunque os esforcéis porque en lo profundo seguirá existiendo una duda.

Pero ahora 25 mil años más tarde, el Buda ha dejado de ser un hombre de carne y hueso nunca cae enfermo nunca tiene hambre nunca necesita comida ni medicinas.

Nunca morirá es inmortal. El tiempo lo santifica y luego olvidáis que él era igual que vosotros. Poco a poco la imagen muerta se va convirtiendo en dorada, cada vez más elevada perdida en algún tipo de paraíso del que solo podéis tener una vislumbre. Entonces podéis creer, a partir de entonces el pasado os ronda.

Si Buda Volviese

Si el buda volviese de nuevo lo rechazarían, es por eso ahora se venera a jesús y no obstante cuando estaba vivo lo crucificaron.

Vivo lo crucifican, muerto lo veneras, porque la muerte lo convierte en alguien tan significativo, tan importante.

La muerte destruye el cuerpo y entonces se rompe el vínculo que mantenía con vosotros. Entonces podéis contar con una imagen espiritual sin sangre sin huesos. Ahora podéis imaginaros lo que queráis y proyectar sobre él todas las cualidades que deseéis.

Es difícil proyectar sobre una persona viva porque la realidad está ahí y él destruirá todas vuestras proyecciones no está dispuesto a convertirse en prisionero de vuestras proyecciones. Pero una vez muerto no puede hacer nada.

Qué puede hacer Jesús y el Buda

Están desprotegidos frente a lo que queráis hacer, han de sufrir. Por eso se puede imaginar más con un maestro muerto entonces le podéis conferir importancia, significado, superioridad y desapego del mundo. Pero con una persona viva resulta imposible, a menos que tengáis un corazón de fe, de fe total y para quienes cuentan con un corazón de fe total, el buda nunca es el cuerpo, vivo o muerto. Nunca es el cuerpo.

El significado real de un Buda

El buda es transparente puede estar en el cuerpo pero no es el cuerpo, puede vivir entre vosotros pero no os pertenece, proviene de un lugar más elevado. Ese es el significado de un cristo, del hijo de dios, ese es el significado de un avatar, de un descenso del divino, ese es el significado de un buda, viene de lo invisible y eso solo puede percibirse con el ojo de la fe.

La mente no puede verlo pero cuando está muerto, entonces la mente puede proyectar, así que lo primero es que cuanto más grande es el periodo transcurrido, el intervalo entre vosotros y el Buda, Jesús, más libre se siente vuestra imaginación. 

Podéis proyectar crear un sueño que los envuelva, entonces se convierten en un mito dejando de ser una realidad, entonces podéis venerar los y escucharlos. Pero el problema está en que cuando un buda está vivo puede ayudarnos, cuando un buda está vivo podéis impregnaros de su espíritu, cuando un buda está vivo es posible que algo sea comunicado transferido. Pero cuando está muerto se hace cada vez más difícil porque porque aquello que debe transferirse no puede hacerlo mediante el lenguaje, si pudiera comunicarse a través del lenguaje bastaría con las escrituras, que son las palabras de un buda,  pero no puede comunicarse a través de la palabra.

Conexión con el Buda

La palabra es una mera excusa el buda os habla a vosotros una excusa para crear un contacto en el plano mental, y si sois receptivos siempre sucede algo entre líneas, entre las palabras.

El buda llega a vosotros, eso es una experiencia viva, no transfiere una teoría sino a sí mismo no debe comunicar una hipótesis, una filosofía, sino una experiencia viva, y eso se parece más a una capacidad que a una filosofía.

Aunque sepáis cómo nadar no podéis enseñarselo a otro mediante palabras, ¿qué le vais a decir? La única manera es llevaros al discípulo al río para primero enseñarle cómo nadas, a fin de darle confianza y valor y luego pedirle que vaya hasta dónde estáis vosotros. Si confía en vosotros entonces irá, así poco a poco irá pasando por la experiencia.

La experiencia es lo único que enseña y la espiritualidad es como nadar, no se puede explicar, se puede describir pero la descripción será letra muerta. Se trata de una experiencia viva, algo sucede cuando está presente alguien que tiene esa capacidad, no la puede contar pero podéis aprender. 

Y ese es el misterio, no puede enseñaros la pero vosotros podéis aprender si sois receptivos. Así que recordad que depende más del discípulo y de su receptividad que del maestro. Él está allí presente vosotros debéis ser receptivos e impregnaros. Debéis ser receptivos y permitirlo, debéis ser receptivos y dejar que os penetre. 

Si tenéis miedo todo el ser se encoge. Cuando estáis cerrados el maestro puede llamar a nuestra puerta pero no obtendrá respuesta, y cuando más llame más os encogeréis.

Así que ni siquiera lo intentará porque eso también sería una agresión, simplemente esperará junto a la puerta.

Cuando estéis abiertos y preparados os lo podrá dar de manera instantánea. Pero el discípulo deberá estar preparado esta posibilidad sólo puede darse con un maestro vivo, con un maestro muerto no se puede aprender nada.

Tenéis las palabras, tenéis la biblia, podéis convertirlos en grandes eruditos filósofos, podéis pensar y cavilar muchas sobre ello, incluso crear una teología, pero Jesús no estará ahí, tenéis que vivir con Jesús, su presencia es lo más significativo.

La segunda cosa que hay que recordar es que a la mente siempre le gustaron las teorías, palabras y filosofías. Es un juego que a la mente le gusta mucho porque no se pierde nada, por el contrario la mente se refuerza con ellas.

Cuanto más sabe, cuanta más información reúne, más siente la mente que es alguien. El problema con un maestro vivo es el siguiente, tienes que rendirte luego debe disolverse, vivir con un maestro vivo es una auténtica experiencia de muerte, hay que morir y no pasará nada a menos que mueras, solo puedes renacer muriendo. 

Cuando dejas de estar ahí entonces está el divino,  así que un maestro vivo es una experiencia de muerte, para la mente un renacimiento del alma. Pero una muerte con los maestros muertos no hay manera de asustarse,  la mente puede seguir jugando con expertos y autoridades y la interpretación siempre dependerá de ti.

Las teorías carecen de significado, y ese es el juego creéis que estáis leyendo la palabra de krishna pero estáis equivocados. La palabra está ahí pero quien le da el significado vosotros, así que toda escritura no es sino un espejo en ella, veis vuestro propio rostro.

Podéis leer lo que queráis pero como la mente es muy astuta no escuchará nada que vaya en contra suya, puede interpretar como mejor le convenga y krishna o Jesús no está ahí para decir “no, eso no era lo que quise decir” 

Resulta que cuando Sigmund freud estaba vivo, pero ya era muy anciano durante el último año de su vida, reunió a todos sus discípulos y contaba con muchos a lo largo y ancho del mundo, había creado una importante escuela de psicoanálisis y era venerado. Por ello 20 de sus discípulos más cercanos almorzaban con él empezaron a discutir lo que freud había querido decir acerca de algo. Y se olvidaron por completo de que él estaba allí, se dejaron absorber por la discusión contradiciendose entre sí, discutiendo unos con otros una teoría de 20 interpretaciones, y eso que el maestro estaba vivo sentado con ellos. Pero se habían olvidado totalmente de él, entonces dio un golpe sobre la mesa y dijo solo una cosa.

“Por favor todavía estoy vivo,  pueden preguntarme qué es lo que quise decir. Al escucharlos me he dado cuenta de lo que harán cuando haya muerto. Ahora estoy vivo y no obstante nadie me pregunta qué es lo que quise decir, y hay 20 significados distintos. Cuando esté muerto ya tendrán 202.002 millones de significados y ya no será posible preguntarme lo que quise decir”

Así es cómo nacen las sectas

Jesús fue un hombre sencillo, pero no tenéis más que mirar a los católicos, a los protestantes, a los cientos de sectas cristianas y a sus interpretaciones. Jesús era un hombre sencillo, el hijo de un carpintero, nunca utilizó la jerga teológica, no era un hombre de palabras, fue un hombre de experiencia, hablaba de manera sencilla utilizando historias, anécdotas y parábolas y les hablaba a los analfabetos. El significado de sus palabras era sencillo.

Pero fijaros los protestantes, los católicos, sus teólogos han sacado inmensidad desde el una montaña no hacen más que discutir y se han perdido tanto que han olvidado a Jesús por completo. Cuando se olvida a un freud todavía vivo como podéis recordar a un jesús muerto.

Preguntad a los hinduistas, tienen cientos de interpretaciones acerca de su biblia y cada año se añaden nuevas, y ya nadie está de acuerdo con nadie. Y cuando leáis el Bagavadguita tendremos mil y una interpretaciones porque la vuestra será una más. Es vuestra mente, en ella y la mente se sentirá reforzada por el conocimiento por la información. La mente sólo peligra frente a un maestro vivo. 

Cuando un Buda habla no es un orador, cuando un Buda se mueve no es un caminante cuando un Buda coloca su mano sobre vuestra cabeza, no es la mano él está o Dios la existencia o como quieras llamarlo,  la mano no es la mano de un buda, es un instrumento toda la existencia, está tocándote a través de él. y lo único que podéis hacer es estar cerca e impregnaros, vale la pena que recordéis la palabra, pero tienes que impregnarte del Buda así se convierte en vuestra sangre y fluye en vuestro interior, su presencia debe ser absorbida , esa es la mayor habilidad que hace un buda, sacar a un Dios de un hombre,  abandonar el ego permitir que lo esencial suceda en él.